2.jpg

Historias de pacientes - Betty Martinez - Venezuela

Betty Martinez - Venezuela
Hola! esta es mi historia, mi nombre es Betty soy médico en Venezuela, tenía una vida extremadamente ocupada con mi trabajo y ser madre soltera; tenia muchísimos problemas con el papa de mi hijo recién nacido y las demandas no me permitían bajar la guardia para pelear por mantener a mi hijo a mi lado, cuando los problemas estaban más fuertes un colega me dijo que se me notaba una masa justo en la zona donde está mi tiroides, a los pocos días mi colega muere en un accidente y me causo muchísima impresión, decidí practicarme el perfil hormonal tiroideo, el cual reporto que todo estaba bien, luego me practicaron un ultrasonido de tiroides y fue cuando encontraron un nódulo con características mixtas, me hicieron el PAF y a los pocos días supe que tenía un carcinoma papilar, fui sola a retirar los resultados con mi hijo en brazos y al ver los resultados sentí que el piso se abría bajo mis pies, aun nosotros los médicos sentimos miedo.
En menos de una semana ya estaba operada, fue muy duro...mi colega me dice que la cirugía duro 8 horas y que tuvieron que lesionar varios nervios y por esa razón era probable que no pudiera levantar mi brazo izquierdo ni sentir la mitad de mi cara, un mes después de sentir muchos malestares por estar hipotiroidea, debilidad para hablar, para caminar, para respirar, no podía ni siquiera cambiarle el pañal a mi niño, el miedo morir era mi único pensamiento y lo terrible que sería dejar a mi hijito tan pequeño.
Conocí una cristiana por casualidad en el hospital, ella oraba por mí pero yo en cambio creí que tenía muchos problemas mentales, como ella podía ser tan feliz en medio de un mundo tan injusto? ella me regalo una biblia que decidí guardar y no leerla porque tampoco la entendía, creí que esas historias sobrenaturales eran demasiado para mi mentalidad científica. Cuando me dieron el yodo, un mes más tarde de la cirugía fue cuando sentí la muerte parada sobre mí, creí que no amanecería viva puesto que el malestar fue tan grande que estaba a punto de dejar de respirar y lo peor es estar consciente de todo, llame a 5 colegas pero no pude hablar con ninguno, en cambio no sé porque decidí enviarle un mensaje a esa persona cristiana que apenas sabia su nombre y que me había dado su número, el mensaje que le escribí decía...estoy muriendo, ayúdame.
Carmen me respondió como a los 20 minutos y su mensaje decía...Jeremías 33:3, yo no sabía buscar en la biblia, no sabía nada, como iba a buscar si estaba aislada y tan débil, como pude busque y logre encontrar la cita bíblica que al leerla cambio mi vida para siempre; Clama a mí, y yo te responderé, y te mostrare cosas grandes y ocultas que tu no conoces.
Al terminar de leer, arranque a llorar como nunca antes, ya no tenía lagrimas ni aliento para expresarme, fue en ese momento que dije...yo no sé, si eres real, yo solo sé que estoy muy mal, permite que viva para criar a mi niño y en cambio le diré a todos que tú me salvaste.
Al día siguiente del yodo sentí la debilidad más intensa, no podía caminar, tenía mucho vómitos y diarreas, así que fue muy humillante estar así y no poder moverme, pero en medio de todo estaba feliz...estaba aún viva!! Encontré un pañal de tela con el olor a la piel de mi hijo y me aferre a su olor, y fue entonces cuando inicio mi relación con Dios.
He tenido varias complicaciones luego de la cirugía, a casi 2 años puedo decirles que me ha pasado de todo, me sacaban en ambulancia al hospital por taquicardias, y descubrí que era por sobredosis de la hormona, muchas veces volvía a ser incrédula con mi relación con Dios, una tarde como muchas me sentía muy mal, le pregunte a Dios porque me sentía tan mal y por primera vez sentí que respondió...debes perdonar a todos los que te han herido, pero eso es tan difícil Señor como voy a perdonar al papa de mi hijo si me entrego golpeado y drogado? no puedo! y me dijo...es la única forma. Para ese momento, tenía 3 meses de haber recibido el yodo y tenía otra vez los marcadores tumorales con resultados anormales y ganglios sospechosos de tener otra vez la enfermedad, el cáncer otra vez.
Decidí perdonar y bendecir a esa persona que me causo tanto daño y el 23 de enero del 2011, Dios me otorgo un milagro al instante, los ganglios sospechosos pasaron a ser con características normales en el acto, los marcadores eran normales y ahora los milagros no paran de ocurrir en mi vida, el papa de mi hijo y yo podemos comunicarnos sin sentir rencor, incluso me visita con su pareja y se llevan al niño de paseo juntos. Yo estoy segurísima que la mayoría de enfermedades sobre todo el cáncer tienen un componente psicológico fuerte, usted vive con estrés? espere su enfermedad. Ahora mis pacientes acuden a mi consulta para orar por ellos después de saber que mi Dios es un Dios que aun está vivo y hace milagros sobrenaturales. Ahora soy cristiana y voluntaria en mi iglesia, no es cuestión de religión, es decidir tener una relación íntima con El.
Bendiciones amados.