1.jpg

Historias de pacientes

Magda - México
Soy Magda, Mexicana. Fui operada en Oct de 1980, sin ningún síntoma, me descubrieron casualmente una "bolita" en mi cuello junto a la traquea, en ese tiempo yo con 31 años, ni siquiera sabía de tiroides, me hicieron un gamagrama y se dieron cuenta de un nódulo frío, tomé Novotiral durante un mes y ver la evolución, me enviaron a cirugía, se me ocurrió preguntar que pasaba si no me operaba, ya que tenía terror a ser operada del cuello, ahí fue cuando me dieron el primer "aviso", me dijeron "tiene que operarse, lo mas probable es que sea maligno ese tumor", horrorrrrr dije, toda mi familia se asustó mi marido arregló todo para irnos a USA, se suponía que era lo mejor y la cercanía a nuestra ciudad era lo mas seguro.

Fui operada y había metástasis de un lóbulo a otro de la tiroides, quitaron toda la tiroides, tuve problemas en la cirugía con mi respiración, pero me recuperé dentro de la misma cirugía, supe de la malignidad inmediatamente después de la cirugía.

Al mes fui a ver los resultados de biopsia y supuestamente para la aplicación de yodo radiactivo, mi sorpresa fue que era papilar escamoso, según los médicos de entonces, muy raro y con muy mal pronostico, me daban dos años de vida, ya que mundialmente no había nadie que hubiera sobrevivido a este tipo, me dieron radiaciones, 6,200 rad durante seis semanas, fue muy difícil, vivir durante ese tiempo en otro país, me sentía fatal, cada día iba disminuyendo mi energía.
Las radiaciones fueron en todo el cuello hasta el esternón y la espalda, la ultima semana era solo donde estuvo la tiroides, ahí fue donde empecé a sentir que me faltaba el aire al caminar, me revisaron las cuerdas vocales y dijeron que era inflamación por las radiaciones, terminaron a mediados de Enero del 81 las radiaciones, regresé a casa, son como 1.500 Km. de distancia entre mis ciudad y Tucson, Az., pero cada día estaba peor en cuanto a la ventilación, cada día me costaba mas respirar, comer, llegó un momento que no podía ni siquiera bañarme porque tan solo la fuerza del agua sobre mi, me provocaba falta de aire, nos tuvimos que regresar de emergencia a USA, el 1 de Mayo del 81, y ahí descubrieron que tenía parálisis bilateral de cuerdas vocales y la única solución era traqueostomía, bendita traqueostomía, me regresó la vida.

Fueron años terribles, donde me daban solamente dos años de vida, ya que este tipo de tumor solo había 7 casos en el mundo y todos ya habían fallecido, según el Instituto Mundial del cáncer.

Ya en México, después de los dos años y ver que seguía viva, me fui a visitar endocrinólogos es así como llegué al Centro Medico de Occidente en Guadalajara, ahí me hicieron revisiones durante 15 años, eran rastreos con I-131, (antes no utilizaban las revisiones de TG, todos daban negativos), no he tenido recidivas, hasta ahora.

Ahora después de 27 años con la cánula he tenido problemas, me ha bajado mi sistema inmunológico y se han colonizado bacterias, las cuales gracias a dios después de un año con tres neumonías, han logrado terminar con ellas, al menos hasta dentro de dos meses que me harán nuevos cultivos.
A pesar de todo sigo aquí, ayudando a personas que inician en esto, se que es difícil, en mi caso hubo muchas lagrimas, muchas cartas escritas a mis hijos, ya que según todo pronostico no los iba a ver crecer, mis hijos que apenas tenían 5 y 2 años, cartas que nunca terminé porque se mojaban con mis lagrimas.
Ahora las nuevas generaciones tienen la ventaja que los médicos ya explican y sobre todo cuando se dan cuenta que entiendes el problema, que conoces la enfermedad, en mi caso los médicos hablan conmigo con la verdad, ahora que he estado hospitalizada me han dicho todos los riesgos que cada día voy a presentar y estoy conciente que mi vida depende mucho del cuidado que tenga y a veces no se puede evitar el estar en contacto con las bacterias porque están en el aire, en el suelo, en las plantas, etc.
Tienen ustedes también una gran ventaja que es el Internet, bendito Internet, ésta página del Dr. Pitoia que además de recibir información médica, recibimos orientación de otros que ya pasaron por lo mismo que nosotros y que nos entienden, la familia tal vez no entiende muy bien esto, pero ustedes compañeros si, es por eso que nos identificamos tanto y es por esto que sigo aquí y seguiré mientras Dios me de vida, les mando un fuerte abrazo y mucha serenidad para aceptar lo que nos tocó vivir.
Magda