2.jpg

¿Una vez que concluyó la cirugía, ¿el cáncer se ha ido para siempre?

Algunas veces el cáncer de tiroides puede persistir, reaparecer o extenderse a otras partes del cuerpo, aún muchos años después de la cirugía. Esa es la razón por la cual su médico necesita que se realice chequeos regulares, especialmente en los primeros cinco a diez años posteriores a la operación.
Si ha tenido una intervención quirúrgica para remover total o parcialmente la glándula tiroides, debido a un tumor maligno, su especialista recurrirá a dos exámenes primarios para controlar si el cáncer ha reaparecido o extendido a otras partes del cuerpo. Uno, es un análisis de sangre (llamado determinación de tiroglobulina, y el otro es el rastreo corporal total (o RCT). Su médico puede decidir llevar a cabo ambos exámenes o simplemente el análisis de sangre.